La demanda de documentos a la biblioteca hospitalaria cierra el año 2011 superando el umbral de los cinco mil por segundo año consecutivo. La pérdida de calidad de este servicio debido a las inclemencias que atraviesa la biblioteca no ha disminuido el interés de nuestros usuarios a los que pedimos disculpas por las deficiencias y a agradecemos su paciencia. Tambien extendemos nuestra gratitud a los compañeros que se ocupan y preocupan de las bibliotecas hospitalarias del Servicio de Salud y de la biblioteca virtual Bibliosaúde, así como al resto de bibliotecas del Sistema Nacional de Salud y del Ciencias de la Salud del Catálogo Colectivo C-17 que se ha quedado huerfano tras el abandono De la Biblioteca Nacional de Ciencias de la Salud. Para este año 2012 sólo podemos ofrecer a nuestros usuarios trabajo, trabajo y más trabajo, siendo conscientes que todo el voluntarismos del mundo por si sólo no podrá mejorar la calidad de los servicios bibliotecarios