Hasta el 16 de enero de 2011 en  Santiago de Compostela.

 

La obra de Candida Höfer —junto con la de Andreas Gursky, Axel Hütte, Thomas Ruff y Thomas Struth— se enmarca dentro de la tradición de fotógrafos alemanes herederos directos de la estética conceptual y las enseñanzas que Bernd y Hilla Becher impartieron desde la Kunstakademie de Düsseldorf, quienes readaptarán el proyecto orginario de la Nueva Objetividad para adoptar una singular manera de enfrentarse al mundo.

Siguiendo el método de trabajo iniciado por sus maestros, sus fotografías muestran un interés casi etnográfico por la multiplicidad de formas de representación de la cultura contemporánea, relacionándose de un modo muy particular con los escenarios donde se desarrolla la sociedad y el conocimiento: son interiores de edificios, preferentemente de uso público o semipúblico, que como museos, iglesias, teatros o salas de opera, archivos y bibliotecas, son fotografiados cuando ha cesado toda actividad y están vacíos.

Tras un cuidadoso proceso de producción realizado en el contexto del Año Santo, Candida Höfer presenta un nuevo cuerpo de imágenes bajo el título Espacios propios, un «peregrinaje fotográfico» a través de los espacios de intercambio cultural, de representación de la literatura oral, de los archivos y bibliotecas, que dibujan la cartografía de una de las más antiguas redes de comunicación como es el Camino de Santiago, y que es plasmado en tres distintas exposiciones: «Espacios» en el Monasterio de San Martín Pinario, «Lugares» en la Biblioteca de la Ciudad de la Cultura de Galicia, e «Imágenes» en el espacio acotado al papel —o publicación—.