e-RAS, la revista on-line de opinión y actualidad sanitaria contiene una interesantísima colaboración de José Manuel Estrada, bibliotecario de la Agencia Laín Entralgo en la que se dice:

 

“Admitamos que, aunque no sea lo más deseable ni lo más óptimo, una biblioteca hospitalaria no cuente con recursos impresos (siempre los podría suplir con los electrónicos) o que sólo disponga de una insignificante sala de lectura (al menos sus  usuarios podrían consultar la información de forma remota)… ¡pero que además NO tenga bibliotecaria! ¿Acaso se han planificado servicios de admisión sin jefe de admisión? ¿O quirófanos sin cirujanos? ¿O es que se pretende ofrecer un servicio integral (¡algo imposible, digámoslo ya!) de forma remota desde las llamadas bibliotecas virtuales? La no contemplación de personal bibliotecario en las plantillas de los nuevos hospitales o es un menosprecio de la labor investigadora y asistencial de sus profesionales sanitarios, producto de un desconocimiento profundo de las labores y funciones de una bibliotecaria; o es el resultado lógico de una errática política de ahorro que parece primar gastos superfluos y parece omitir gastos básicos.

Pues, aunque pueda parecer corporativo, una biblioteca es esencial en la estructura, organigrama y funcionamiento de un hospital, como así lo ha entendido la Medical Library Assoociation de los Estados Unidos, para quienes la biblioteca es el departamento directamente responsable de los sistemas y servicios que dan respuesta a las necesidades de información basada en el conocimiento (IBC) que tiene una organización. Y así lo han entendido nuevos hospitales en Madrid como el Infanta Leonor y el Infanta Cristina”

Aquí queda el enlace al texto: http://www.opinionras.com/index.php?q=node/789

La situación de hospitales “sin” bibliotecas/bibliotecarios es una deriva de la alegalidad de estas en el Sistema Nacional de Salud que las deja al albur del directivo de turno. La normativa que se refería,  mencionaba o regulaba la bibliotecas hospitalarias o los bibliotecarios se ha ido derogando por nuevas normas que obvian su existencia. En aquellas comunidades autónomas como la gallega que formalmente perviven normas jurídicas aplicables  no se cumplen ni se exigen su cumpliento, en esto casos estamos con Jordan Barea en que  “España es una Dictadura Legislativa mitigada por el Incumplimiento de las Leyes”.